Edward Gibbon y Simon Ocklay

1499 837

 

“No es la propagación sino la permanencia de su religión lo que merece nuestro asombro, la misma pura y perfecta impresión que dejó grabada en Meca y Medina está preservada, después de las revoluciones proselitistas del Corán, durante 12 siglos, de los indios, los africanos y los turcos… Los mahometanos han soportado uniformemente la tentación de reducir el objeto de su fe y devoción a un nivel con los sentidos y la imaginación del hombre. ‘Creo en un Dios y Muhammad el Apóstol de Dios’, es la simple e invariable profesión de fe del Islam. La imagen intelectual de la Deidad nunca ha sido degradada por ningún ídolo visible; el honor del Profeta nunca ha transgredido los límites de la virtud humana, y sus preceptos de vida han moderado la gratitud de sus discípulos dentro de los límites de la razón y la religión”.
(Historia del Imperio Sarraceno, Londres, 1870, p. 54)

Related Articles

Artículo más visitado

Después de su época

Prof. C. Snouck Hurgronje

“La liga de naciones fundada por el profeta del Islam estableció el principio de la unidad internacional y hermandad humana sobre tales fundamentos universales que son una luminaria para otras...más