Andalucía, una de las rutas de la civilización islámica a Europa (Parte 1)

  • Fecha de publicación:15/04/2012
  • Sección:Lugares
  • Valorar:
5409 1233

Introducción

La eternidad de las civilizaciones está medida por la cantidad de contribuciones perdurables que ofrecieron a la historia de la humanidad en varios aspectos del pensamiento, las ciencias y la moral. Como hemos aprendido acerca del gran papel jugado por la civilización islámica en la historia del desarrollo humano, podemos identificar tales contribuciones a través de lo que Europa o el renacimiento y la civilización europeos han logrado. Esto debido a que los logros de la civilización europea se han visto influenciados por la civilización islámica que la precedió. Sin exagerar, la historia europea moderna es la extensión natural de la historia de la civilización islámica cuando estaba floreciendo. No hubo separación entre ellas.

Rutas de la civilización islámica a Europa

Los historiadores tienen un acuerdo casi unánime respecto a que la civilización islámica tuvo contacto con la Europa cristiana occidental durante el medioevo, cuando Europa estaba pasando por la oscuridad total, a través de tres rutas principales. Estas rutas, que variaban en el nivel de actividad e impacto cultural, fueron Andalucía, Sicilia y las cruzadas.

Andalucía, una de las rutas de la civilización islámica

Andalucía es la ruta principal de la civilización islámica y el puente más importante a través del cual esta se movió hacia Europa, y tuvo impacto en varios campos científicos, intelectuales, sociales y económicos. Andalucía, parte de Europa, fue durante ocho siglos (92 - 897 H/ 711-1492 d.C.) un faro que irradiaba civilización durante la época en la que los musulmanes estaban allí, incluso cuando era políticamente débil, y cuando aparecieron los reinos divididos. Esto se debió a las universidades, colegios, bibliotecas, fábricas, palacios, jardines, científicos y hombres de letras en Andalucía, que atrajeron la atención de los europeos con cuyos países Andalucía tenía contactos estrechos y continuos [Dawr al hadarah al ‘Arabiah al Islamiah fi an-Nahda al Urubbiah (Papel de la civilización árabe islámica en el renacimiento europeo) pp. 51,52].

Poco después que los musulmanes se establecieron en España, se dedicaron a adquirir conocimiento y enfocaron su atención en las ciencias, la literatura y las artes. En este sentido, superaron a sus hermanos en el Mashreq. Los musulmanes inventaron nuevas y maravillosas cosas en todas las ciencias, lo que proveyó a Europa con recursos frescos que continuaron en uso desde finales del siglo XI hasta el renacimiento italiano en el siglo XV.

Gustav Le Bon dijo: “Tan pronto como los árabes completaron la conquista de España, comenzaron a llevar el mensaje de la civilización allí. En menos de un siglo, se las arreglaron para dar vida a las tierras muertas, reconstruir las ciudades en ruinas, construir edificios magníficos y fortalecer las estrechas relaciones comerciales con otras naciones. Comenzaron a dedicarse a estudiar las ciencias y las artes, y a traducir libros del griego y del latín, y crearon universidades que siguieron siendo un lugar para la cultura en Europa por mucho tiempo” [Gustav Lebón, Civilización de Árabes p. 273].

La política de tolerancia islámica tuvo un gran impacto en Ahlu Adh-Dhimmah (los no musulmanes que vivían bajo protección), incluyendo a judíos y cristianos que como gente española arabizada se interesaron en estudiar el idioma árabe y utilizarlo en sus vidas diarias. Incluso lo prefirieron al latín. Muchos judíos estudiaron a manos de maestros árabes.

Traducción en Andalucía

La traducción del árabe en Andalucía prosperó mucho, particularmente en Toledo durante los siglos XII y XIII. La traducción solía ser del árabe al español y luego al latín, o del árabe al latín directamente. La traducción no se limitó a libros escritos por científicos árabes sobre todas las áreas del conocimiento, sino que cubrió muchos libros griegos que fueron traducidos en el Mashreq dos siglos antes. Algunos libros de escritores griegos como Galeno, Hipócrates, Platón, Aristóteles, Euclides y otros, fueron traducidos.

Uno de los traductores más famosos de Toledo fue Gerardo de Cremona. Llamado el Toledano, llegó a Toledo procedente de Italia en 1150 d.C. Se dice que Gerardo de Cremona tradujo cerca de 100 libros, incluyendo 21 sobre medicina, entre ellos Al-Mansuri de Ar-Razi, Al Qanun (La Ley) de Ibn Sina. Algunos de los libros parecen haber sido traducidos por sus estudiantes bajo su supervisión, y algunos en colaboración con otros, particularmente Galipus. Fue arabizado. Durante el siglo XII, la traducción también fue practicada por los españoles y otros que fueron a España. Alfonso X, el rey de Castilla (1252-1284 d.C.), estableció una serie de instituciones de educación superior y alentó la traducción del árabe al latín y en ocasiones al castellano. [Mahmud Al Galili: Ta’zir at-tib al arabi fil hadarah al urubbiah (Impacto de la medicina árabe en la civilización europea)]

_______________________________________

Ver también:

Andalucía, una de las rutas de la civilización islámica a Europa (Parte 2) 

Related Articles

Artículo más visitado

Lugares

Andalucía, una de las rutas de la civilización islámica a Europa (Parte 1)

Introducción La eternidad de las civilizaciones está medida por la cantidad de contribuciones perdurables que ofrecieron a la historia de la humanidad en varios aspectos del pensamiento,...más