Fraternización en la comunidad islámica…Importancia y estatus - I

12203 5727

 Introducción
La comunidad musulmana es la gran familia que está unida por lazos de amor, solidaridad, cooperación y misericordia. La comunidad musulmana es una comunidad equilibrada, unida, humana, en la que la consulta para la toma de decisiones entre sus miembros y dirigentes es algo esencial, es la que coexiste con los buenos modales y trata con justicia a los demás. Los miembros mayores tienen misericordia de los más jóvenes, el rico se compadece del pobre y el fuerte ayuda al débil. La comunidad musulmana es como un solo cuerpo, al que si el ojo le duele, todas las otras partes del cuerpo se afectan, lo mismo que pasaría si la cabeza o cualquier otro miembro del cuerpo padece alguna otra dolencia.
Fraternización en el Islam
Lee Atwater, quien fuera uno de los símbolos claves de la administración de Reagan (el presidente número 40 de los Estados Unidos), dijo en la revista Life, en el número de Febrero de 1991, antes de morir a causa de un tumor celebrar: “Mi enfermedad me ha ayudado a ver que lo que le hace falta a la sociedad estadounidense es lo mismo que me falta a mí: un poco de corazón y mucha hermandad... He adquirido más riqueza, poder y prestigio que la mayoría de la personas. Pero puedes tener todo lo que deseas y aun así sentirte vacío. ¿Cuánto de ese poder cambiaría por tener más tiempo con mi familia o una tarde con mis amigos? No sé quién será nuestro líder en los próximos años, pero debe ser alguien que hable sobre este vacío espiritual de la sociedad, este tumor que llevamos en el alma”.
La fraternización o la hermandad, o como se le quiera llamar, es uno de los más excepcionales valores del ser humano establecido por el Islam, para poder preservar la unidad e identidad de la comunidad. La fraternización le da a la comunidad cohesión, y esto no ha existido en otra comunidad como la musulmana, ni en la antigüedad ni la modernidad. La fraternización significa “que la gente vive en amor, unión y apoyo. Conectada por el sentimiento que une a los miembros en una la familia donde todos se quieren y se apoyan los unos a los otros, donde cada miembro siente que la fuerza de su hermano es añadida como su propia fuerza, y las debilidades de su hermano significan sus propias debilidades, y donde cada uno sólo se siente fuerte cuando se encuentra al lado de sus hermanos”.
El estatus de la fraternización en la comunidad musulmana
Los textos islámicos enfatizan el estatus de la fraternización y su impacto en la estabilidad de la comunidad musulmana. En estos textos se encuentra todo aquello que fortalece la hermandad, y el rechazo y la prohibición de todo agente que lleve a la división y la destrucción de fraternidad. Al-lah, Glorificado sea, confirmó la relación entre la fraternidad y la creencia al decir (lo que se interpreta en español): {Ciertamente los creyentes son todos hermanos entre sí; reconciliad pues a vuestros hermanos, y temed a Al-lah para que Él os tenga misericordia [en esta vida y en la otra]} [Corán 49:10]. La raza, el color o linaje no son tenidos en cuenta para clasificar a las personas. Por eso, y en base a lo anterior, fue que Salman Al Farisi, Bilal Al Habashi y Suhayb Ar-Rumi fraternizaron con sus hermanos árabes y fueron respetados y amados por su fe y entrega.
El Corán describe esta clase de fraternidad como una bendición de Al-lah, encontramos (lo que se interpreta en español): {Aferraos todos a la religión de Al-lah y no os dividáis. Recordad la gracia de Al-lah al hermanaros uniendo vuestros corazones después de haber sido enemigos unos de otros, y cuando os encontrasteis al borde de un abismo de fuego, os salvó de caer en él. Así os explica Al-lah Sus signos para que sigáis la guía.} [Corán 3:103]
El Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, señaló la importancia que tiene la fraternidad en la comunidad al hermanar entre los Muhayirun (emigrantes de la Meca) y los Ansar (habitantes de Medina) justo después de haber llegado a Medina. El Corán registró este hecho en (lo que se interpreta en español): {Quienes estaban establecidos en Medina y aceptaron la fe antes de su llegada, aman a los que emigraron a ellos, no sienten envidia alguna en sus corazones por lo que se les ha dado [del botín] y los prefieren a sí mismos aunque estén en extrema necesidad.} [Corán 59:9]

 

Related Articles