¿Por qué el Islam crece cuando se arremete más contra él? - II

11072 3268

 El excongresista Paul Findley, quien escribió el excelente libro Silent No More (Silencio, no más), en el cual denuncia la falsa imagen con que se pretende mostrar al Islam en los Estados Unidos de Norte América, y la enseñanza incorrecta que se les está impartiendo a los niños de ese país al querer sembrar en sus mentes que el Islam es la religión de Muhammad (mohometanismo) y que los mahometanos no son más que unos fundamentalistas que merecen la muerte.
Los anteriores son sólo unos cuantos ejemplos de un asunto que los musulmanes conocemos de hace tiempo, ya que nuestro Mensajero, Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo, según lo registra Bujari y Muslim: “Ciertamente Al-lah le da la victoria a esta religión hasta con la ayuda de los no musulmanes” . Es importante que analicemos y comprendamos esta enseñanza, para saber cómo actuar y reaccionar ante los diferentes sucesos que se presentan, y responder ante las falsedades y acusaciones que se lanzan en contra del Islam día a día. En especial, dado el hecho de que nos encontramos con grupos de musulmanes que piensan que la solución a todos los problemas por los que está pasando la Ummah (Nación Islámica) está en manos de los no musulmanes y sus diversas organizaciones y gobiernos. Por otro lado, nos encontramos con musulmanes que rechazan cualquier tipo de ayuda que puedan ofrecer los no musulmanes en estas situaciones, y ojalá lo hicieran de buena manera. Son dos extremos totalmente alejados el uno de el otro, y ninguno de los dos está en lo correcto, esto porque Al-lah, Glorificado sea dijo (lo que se interpreta en español): {Hicimos de vosotros una comunidad moderada y justa…} [Corán 2:143]
En los medios de comunicación mundial notamos que cuando una persona que dice ser musulmana, o cuyo origen es musulmán, comete un crimen, por todos lados hacen resaltar su religión, dicen por ejemplo: “Un musulmán robó, un musulmán mató, etc.”; pero cuando se trata de un criminal de otra religión, se limitan a mencionar el crimen y como mucho la nacionalidad del malhechor, pero nunca encontraremos en los titulares: “Un cristiano mató a tantas persona, o un cristiano robó…”.
Al suceder cualquier acto terrorista la primera teoría que salta a la vista es que fueron realzados por musulmanes. No hace poco la subjetividad con que los medios de comunicación manejan la información quedó al descubierto ante el mundo entero, durante los lamentables hechos perpetrados por el fanático, ultraderechista e islamófobo cristiano Anders Behring Breivik, en la isla de Utoya en Norruega. No se ha vuelto a hablar del tema, y cuando se descubrió la identidad del asesino, se trató de tapar de todas las formas posibles cuáles eran sus ideas y cuál su religión, por su puesto. Si hubiera sido un musulmán el que lo hubiera hecho, hasta el día de hoy estaríamos escuchando de este suceso.
Pese a todos estos intentos, entre más se trata de desacreditar el Islam, más aumenta el número de personas que se convierten y de gente que defiende la verdad, así no sean musulmanes. Pues hay mucha gente que no traga entero, es decir, que no acepta lo que escucha, lee y ve si, sino después de un análisis profundo. Hay muchos para quienes la injusticia y la mentira son inaceptables, y su propia naturaleza no les permite admitir que se mienta contra una religión como la del Islam, por más que no compartan ni acepten su creencia. Dijo el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam: “Ciertamente Al-lah le da la victoria a esta religión hasta con la ayuda de los no musulmanes” . Una verdad que, como todo lo que él dijo, se aplicará hasta el fin del tiempo.

 

Related Articles