Entonces, ¿qué hay para San Valentín? - I

52187 2579

Por supuesto que recuerdo este día, el 14 de febrero.


Durante la secundaria, este es el día cuando ves a muchos estudiantes andando por ahí con cartas o tarjetas en forma de corazón, con osos de peluche y camisetas rojas.
En el trabajo, las colegas mujeres se reúnen para comentarse unas a otras lo que sus novios les regalaron y las cenas sorpresas que les prepararon para esa noche.


Lo que es interesante es que en esos momentos de amor ves a algunas chicas (nótese que digo “algunas, no “todas”) hirviendo de celos cuando ven que otras chicas tuvieron un mejor regalo que ellas, y siempre hay alguien que no tuvo ningún regalo y se sienta allí sintiendo lástima por su mala suerte de no tener un “verdadero amor”.
San Valentín es un día muy popular, pero en realidad nadie, ni siquiera los eruditos pueden explicar o justificar por qué el nombre de un santo cristiano, que fue asesinado por sus creencias, está relacionado a un día donde se celebra el amor entre dos personas.


Independientemente de sus antecedentes, he notado que a nadie realmente le importa sus orígenes o con qué está relacionado. A pesar de sus creencias, los jóvenes no prestan atención a ese aspecto y para ellos se trata simplemente de un día para demostrar amor.


Por ejemplo, en Líbano es llamado “el día del amor”; esta es la razón, en mi opinión, de que este día se haya hecho muy popular, por lo que centraré este artículo en por qué la gente lo celebra y el punto de vista del Islam, según mi entendimiento y punto de vista, en lugar de centrarme en sus orígenes como ya otros predicadores, que Al-lah los bendiga, lo han hecho muchas veces y a fondo.


Entonces, ¿por qué los musulmanes no celebran ese día?
¿Están en contra del amor?
¿Acaso el Islam intenta entristecerte y privarte de la alegría de la vida?
¿Por qué ustedes los musulmanes están siempre enojados y serios? De verdad, ¿hay algo que ustedes amen?
Preguntas como estas y muchas otras son frecuentemente lanzadas sobre mis hermanos musulmanes, y algunos se esfuerzan por explicarlas.
Por lo tanto, este artículo fue escrito para compartir con otros mi respuesta a “por qué somos diferentes”.


¿Dónde está el amor?


Luego de buscar la ayuda de Al-lah y Su apoyo, digo: primeramente ninguna religión promueve tanto el amor como lo hace el Islam. El Islam no es una religión que tan solo acepta el amor, sino que hace del amor uno de los componentes más importantes de la fe.


De hecho, si quitamos el amor del Islam, estaremos anulando el Islam y destruyendo sus fundamentos.
Nuestra creencia en Al-lah no está basada en una obediencia forzada, como muchos enemigos del Islam tratan de hacer ver, sino que está basada en primero lugar sobre el amor a Al-lah, la esperanza en el Paraíso y la aversión al Infierno, y temor reverencial al Creador del universo.


Nuestra creencia en todos los Profetas y Mensajeros está basada en el amor; un musulmán que desprecia a cualquiera de los Profetas o Mensajeros, está poniendo en peligro su fe.


Nuestra creencia en el Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, tampoco está basada en la obediencia forzada, sino que se basa en el amor por el Profeta por sobre cualquier otra cosa, lo cual lleva al musulmán a seguir el ejemplo sin igual de este gran hombre.


El amor por el Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, es lo que llevó a Abu Duyanah a abrazarlo y recibir el impacto de decenas de flecas en su espalda para de esa forma proteger al Profeta.
El amor por nuestros padres es una de las puertas del Paraíso.


El amor por nuestros hermanos musulmanes sin importar la raza, el idioma o la cultura a la que pertenezcan, es uno de los principales componentes de la hermandad en el Islam.


Cuando Al-lah habla de las muchas bendiciones que ha otorgado a la humanidad, nombra al matrimonio y lo describe como un lazo construido sobre la misericordia y el amor.


Si fuera a expandirme sobre este punto, esto se convertiría en una lectura interminable y ese no es mi objetivo. Sin embargo, mi objetivo es resaltar este hecho a mis hermanos musulmanes, así como a los no musulmanes, y demostrar que el Islam es una religión de amor, entre muchas otras cosas.


¿Por qué reprimir mis emociones?


Algunas personas, musulmanes y no musulmanes, piensa erróneamente que es islámico suprimir las emociones. Ellos piensan que el Islam nos prohíbe sentir y compartir nuestros sentimientos.


¿Es cierto eso?


¡No, no lo es!


El Islam no intenta evitar que las personas demuestren su amor hacia sus cónyuges, sus hijos o sus hermanos musulmanes.


Por el contrario, nos anima a hacerlo, y ha establecido al amor y al acto de demostrarlo como una fuente de recompensa.


El Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, animaba a sus seguidores a demostrarse su amor mutuamente. Él dijo: “Si amas a algunos de tus hermanos, deja que él lo sepa” [At-Tirmidhi].
Este hadiz se explica a sí mismo y las palabras del Profeta son claras: si amas a alguien, dile “te amo”.


El Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le dijo a Mu’az: “Oh, Mu’az, juro por Al-lah que te amo…” .


Además, el Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, nos animó a hacer regalos a aquellos que amamos. Él dijo: “Entréguense obsequios unos a otros, para que se amen unos a otros” [Al Adab Al Mufrad, Sahih Al Yami’]

 Entonces, ¿qué hay para San Valentín? - II

 

Related Articles