El Corán ha sido preservado de omisión y adiciones en su contenido
Fatwa No: 54570

Pregunta

Leí un libro donde su autor alega que hay unos suras y aleyas que hacen falta en el Corán. ¿Es verdad que tanto Abu Baker como Omar, que Al-lah esté complacido con ellos dos, contrariaron la Shari’ah con leyes y juicios que ellos mismos dispusieron?

Respuesta

El Corán fue preservado de toda omisión y adición. Al-lah, Glorificado y Exaltado sea, se comprometió Él mismo de su preservación, sacando de esta responsabilidad a cualquier ser humano, e incluso Ángel. Dijo (lo que se interpreta en español): {Ciertamente Nosotros hemos revelado el Corán y somos Nosotros sus custodios} [Corán 15:9]. No hay duda alguna de que los compromisos de Al-lah son una realidad y que Él los cumple, por eso dijo (lo que se interpreta en español): {Por cierto que la promesa de Al-lah es verdadera} [Corán 35:5].
Por otra parte son muchas las pruebas históricas y científicas que acreditan la veracidad de esta afirmación. Además, los mismos Sahabah, que Al-lah esté complacido con todos ellos, concordaron que el Corán escrito en el tiempo de los cuatro califas virtuosos y bien guiados (Abu Baker, Omar, Uzman y Ali), que Al-lah esté complacido con ellos, es el mismo que Al-lah le reveló a Su Profeta y Mensajero, Muhammad, sal-lal-lahu ‘Alaihi wa sal-lam.
En cuanto a la acusación de que las dos personas más virtuosas después del Profeta Muhammad, sal-lal-lahu ‘Alaihi wa sal-lam, sus amigos más cercanos y más sinceros seguidores, Abu Baker y Omar, que Al-lah esté complacido con ellos dos, dictaran juicios que contrariaran a la Shari’ah de Al-lah, es un alegato que más allá de no tener fundamentos, es totalmente absurdo, además que de esta manera no solo se estaría desprestigiando la rectitud de estos dos grandes hombres sino que es un ataque directo contra todos los Sahaba del Profeta, incluyendo a la misma gente de su familia, Fátima, Ali y sus dos hijos, Al Hasan y Al Husain, que Al-lah esté complacido con todos ellos, pues los estarían implicando directamente en este tipo de desviación, al corroborar con su silencio algún cambio en la Shari’ah, e incluso de que eran unos hipócritas.
Es más que sabido que cuando se tomaba una decisión que fuera errada, nadie callaba, pues para todos lo que mandaba Al-lah y Su Mensajero estaba por encima de cualquier persona, por más que esta fuera el mismo Califa.
Y Al-lah sabe más.

Related Fatwa