Tener perros en casa y purificar la suciedad de la orina.
Fatwa No: 92507

Pregunta

Tengo un vecino alemán, musulmán y bueno. Pero, posee un perro pastor alemán y lo tiene fuera de casa. Su propósito de tenerlo es que custodie un depósito que se encuentra en el atrio de la casa y también para impedir a los intrusos entrar en el patio. Pero, él y su familia tocan mucho a este perro. Les aconsejé no tenerlo porque está prohibido y porque los ángeles no entran en una casa donde hay perros. ¿Cuál es la mejor manera para aconsejarles? Tomando en consideración que ellos son muy buenos conmigo.
Además, tengo otra pregunta: llevé a mi hijo que tiene siete años a la mezquita para efectuar la oración del viernes (Al Yumu‘ah) pero, no sé porque no pudo controlarse y orinó durante la primera Rak‘ah. Entonces, interrumpí inmediatamente mi oración, lo acompañé fuera de la mezquita y comuniqué al empleado de limpieza lo que había pasado y él me tranquilizó informándome que limpiaría la alfombra. ¿Cuál es el método mejor para limpiar el lugar, puesto que está tapizado con alfombras? Pues, me siento culpable por lo que ocurrió. Luego, volví dentro y alcancé la segunda Rak‘ah. ¿Es lo que hice correcto? Y ¿se considera válida mi oración del viernes?

Respuesta

Alabado Sea Al-lah, Señor del Universo. Doy testimonio que nada ni nadie merece ser adorado sino Al-lah, y que Muhammad,  Sallallahu ‘alayhi  wa sallam , es Su siervo y mensajero.

Si la persona mencionada posee el perro para la vigilancia y por miedo a que alguien le robe lo que está en el depósito; entonces, no incurre en falta, ya que está permitido poseer un perro con el propósito de custodiar. Pero, si lo tiene solamente para jugar o entretenerse, y no para custodiar, debe deshacerse de él, puesto que, tener un perro en este caso, está prohibido. El Profeta,  Sallallahu ‘alayhi  wa sallam , dijo: “Quien tenga un perro que no sea para reunir el ganado o para cazar, este le hará perder gran parte de la recompensa de sus buenas acciones todos los días”.  [Al Bujari y Muslim]

En cuanto a la mejor manera para aconsejarle en este caso; es aclararle el juicio de la Shari‘ah sobre poseer un perro, con delicadeza y suavidad. Y tanto si mantiene el perro para la vigilancia o tanto si es por otro propósito, debe saber que la saliva del perro es impura, y que si ésta toca algo, es necesario lavarlo siete veces y la primera debe ser con tierra.

Por lo que concierne al método para purificar la alfombra de la orina; se debe verter agua hasta que el vestigio de la impureza se elimine.

Esperamos que no se le cuente como pecado lo que pasó, ya que usted trajo a su hijo de siete años con el fin de enseñarle. Y es lícito llevar al muchacho en esta edad a la mezquita y enseñarle, pues, el Profeta,  Sallallahu ‘alayhi  wa sallam , dijo: “Enseñad a vuestros hijos la oración a la edad de siete años y castigadles si no la efectúan a la edad de diez.”  [Abu Daawood]  [Al Albani: Sahih (auténtico)].

Dado que usted alcanzó la segunda Rak‘ah de la oración del viernes, entonces es válida su oración. Sin embargo, no debía interrumpir el rezo si podía mantener a su hijo en su puesto, para que An-Nayasah no se extendiera. También eso es porque no está permitido salir de la oración obligatoria sin una razón válida.

Y Al-lah Sabe mejor.

Related Fatwa