10 excusas para no vestir el Hiyab (Parte IV)

  • Fecha de publicación:09/09/2009
  • Sección:Hiyab
  • Valorar:
3938 961

Octava excusa: Sé que el uso del Hiyab es obligatorio (Wayib) pero lo usaré cuando Al-lah me guíe para hacerlo.

Le preguntamos a esta hermana: ¿Qué pasos tomará para aceptar esta divina guía? Sabemos que Al-lah Creó todo el universo en una relación de causa y efecto. Por eso es que el enfermo debe tomar su medicina para sanar, el viajero debe tomar un vehículo para llegar a su destino y así sucesivamente en todo.
¿Ha procurado esta nuestra hermana seriamente la guía verdadera y ha tomado los medios apropiados para lograrla, tales como: suplicarle sinceramente a Al-lah, como Él nos enseñó (lo que se interpreta en español): {Guíanos por el sendero recto.} [Corán 1:6], acompañando a la gente piadosa –pues es lo mejor para ayudarle a encontrar la guía y encaminarla hasta que Al-lah la guíe y le aumente su guía y le inspire más guía y fe–. Entonces, ella se someterá a los mandamientos de Al-lah y vestirá el Hiyab que Al-lah Manda vestir a las mujeres creyentes.
En resumen: Si esta hermana fuese seria sobre la búsqueda de guía se habría esforzado en procurarse los medios apropiados para conseguirla.
 
Novena excusa: Aún no es tiempo para el Hiyab. Lo haré cuando me haga mayor y después de realizar el Hayy.
El ángel de la muerte, hermana mía, te está visitando y espera a tu puerta la orden de Al-lah para abrirla y llegar a ti en cualquier momento de tu vida. Al-lah Dice (lo que se interpreta en español): {Y cada nación tiene un período predeterminado, y cuando éste se cumpla no podrán retrasarlo ni adelantarlo, ni siquiera por una hora.} [Corán 7:34]
La muerte no discrimina entre el joven y el anciano, y te puede llegar mientras aún estas en este estado de pecado y desobediencia, en oposición al Señor de la honra con tu exposición y desvergonzado engalanamiento.
Hermana mía, debes apresurarte hacía la obediencia junto con los demás que corren para responder al llamado de Al-lah (que se interpreta en español): {¡Apresuraos en alcanzar el perdón de vuestro Señor y así obtener un Paraíso tan vasto como el cielo y la tierra, el cual está reservado para quienes creen en Al-lah y en Sus Mensajeros!} [Corán 57:21]
Hermana, no te olvides de Al-lah, pues Al-lah puede Olvidarse de ti y retirarte Su misericordia en esta y la otra vida. Te estás olvidando de tu propia alma al no respetar el derecho de tu alma a obedecer a Al-lah y adorarle exclusivamente a Él.
Al-lah Dijo acerca de los hipócritas (lo que se interpreta en español): {No seáis como quienes se olvidaron de Al-lah [y Le desobedecieron] por lo que Él Hizo que se olvidasen de sí mismos [y no realizaran obras piadosas]. Éstos son los descarriados.} [Corán 59:19]
Hermana mía, viste el Hiyab en tu juventud en oposición al pecado, pues Al-lah Es severo en el castigo y te Preguntará el Día de la Resurrección por tu juventud y por todo momento de tu vida.
En resumen: ¡Para de asumir que una expectativa futura de tu vida ocurrirá con seguridad… ¿Cómo puedes garantizar que tu propia vida pasará de mañana?!
 
Décima excusa: Temo que si uso vestimenta islámica se me va a catalogar como de tal a cual grupo y yo detesto el partidismo.
Hermana mía, hay sólo dos partidos en el Islam y ambos han sido mencionados por Al-lah en Su Libro noble.
El primer partido o bando es el de Al-lah (hizbul-lah), a quienes Él les Da la victoria por la obediencia que dan a Su mandato y por que evitan lo prohibido por Él. El segundo bando es el partido del maldito Satán (hizbush-shaitán), quien desobedece al Clementísimo y aumenta la corrupción en la tierra. Cuando te sometes a los mandamientos de Al-lah, entre los cuales está vestir el Hiyab, te haces parte del exitoso partido de Al-lah. Cuando te embelleces y te exhibes ante ajenos estás montando la nave de Satán y sus seguidores de entre los hipócritas y los incrédulos ¡Y qué peor compañía que la de ellos! ¿Qué no ves que te alejas corriendo de Al-lah para ir con Satán, cambiando lo bueno por lo impuro? Más bien, hermana, corre hacia Al-lah y sigue Su senda: {[Diles ¡Oh, Muhammad!:] Refugiaos en Al-lah, [y sabed que] ciertamente yo soy un amonestador evidente.} [Corán 51:50]
El Hiyab es una forma elevada de adoración que no está sujeta a las opiniones de la gente ni sus elecciones, pues Ha sido Al-lah, el Creador, Quién lo Ha legislado.
En resumen: Buscando la complacencia de Al-lah, deseando su Misericordia y el éxito en Su Paraíso, y para echar por el suelo las palabras de los demonios entre la gente y los genios, ¡aférrate a la ley de Al-lah con uñas y dientes, y sigue el ejemplo de las esforzadas madres de los creyentes y sahabiat, que Al-lah Esté Complacido con todas ellas!
En conclusión: Tu cuerpo está en exhibición en el mercado de Satán, seduciendo los corazones de los hombres. Los peinados, las vestimentas apretadas que exponen los detalles íntimos de tu cuerpo, los vestidos cortos que muestran tus piernas, la exhibicionista y seductora ropa que usas, todo ello enoja a Al-lah y complace a Satanás. Cada día que pasas en esta condición te aleja más de Al-lah y te acerca más a Satanás.
Cada día recaen sobre ti furia y maldiciones desde los cielos hasta que te arrepientes. Cada día que pasa te acerca más a la tumba y el ángel de la muerte se prepara para tomar tu alma.
Todos debemos probar la muerte y sólo en el Día de la Resurrección se nos compensará plenamente. Quien es retirado del fuego y es introducido en Al Yannah es, de hecho, exitoso. {Toda alma probará la muerte, y recibiréis vuestra completa recompensa el Día de la Resurrección. Quien sea salvado del Fuego e ingresado al Paraíso habrá triunfado.} [Corán 3:185]

Súbete al tren del arrepentimiento antes que se pase de tu estación. Considera seriamente lo que hoy pasa antes de que llegue el mañana. Piénsalo, hermana, ¡antes que sea tarde!

Related Articles

Artículo más visitado

Hiyab

El relacionamiento de la mujer musulmana con los hombres

No permanece a solas con un hombre extraño La obediencia a Al-lah, Alabado sea, y a Su Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, sólo puede ser alcanzada siguiendo sus mandatos y manteniéndose...más